Juego de Pelota

Hallan un marcador de Juego de Pelota maya completo

Con 32.5 centímetros de diámetro, 9.5 de grosor y 40 kilogramos de peso, la pieza representa a dos personajes ataviados como jugadores, de pie y frente a una pelota

En la Zona Arqueológica de Chichén Itzá, expertos del INAH descubrieron un marcador de piedra de Juego de Pelota en forma circular, el cual presenta en bajorrelieve una banda glífica rodeando a dos personajes ataviados como jugadores de pelota. La relevancia del hallazgo radica en tratarse de un elemento escultórico que conserva su texto glífico completo.

Con 32.5 centímetros de diámetro, 9.5 centímetros de grosor y 40 kilogramos de peso, la pieza fue hallada durante los trabajos arqueológicos que se efectúan como parte del Programa de Mejoramiento de Zonas Arqueológicas (Promeza).Juego de Pelota

La pieza, nombrada como Disco de los Jugadores de Pelota, fue encontrada por la arqueóloga Lizbeth Beatriz Mendicuti, dentro del conjunto arquitectónico Casa Colorada (nombrado así por los restos de pintura roja en su interior) o Chichanchob, como parte de la Estructura 3C27, la cual corresponde a un arco de acceso al área.

“En este sitio maya es raro encontrar escritura jeroglífica y menos un texto completo; desde hace más de 11 años que no ocurría”, destacó el arqueólogo Francisco Pérez, al explicar que el monumento hallado funcionó como marcador de algún evento importante relacionado con el Juego de Pelota de Casa Colorada, una cancha mucho más pequeña que el Gran Juego de Pelota de Chichén Itzá.

El investigador estima que este marcador de Juego de Pelota debe corresponder al periodo Clásico Terminal o Posclásico Temprano, entre finales de los años 800 y principios de 900 d.C.Juego de Pelota

A su vez, la arqueóloga Mendicuti detalló que el monumento se encontró en posición invertida, a 58 centímetros de la superficie, lo que sugiere que formó parte del muro este del arco mencionado, y su posición final se debió al derrumbe del mismo.

Detalló que se trata de un disco compuesto por roca de origen sedimentario, reconocida por la geógrafa Arlette Herver Santamaría.

La banda glífica, presente en la cara frontal, mide aproximadamente 6 centímetros de ancho, la cual rodea un registro interior iconográfico de 20 centímetros de diámetro: el estudio iconográfico y epigráfico, encabezado por el arqueólogo responsable, Santiago Alberto Sobrino, ha identificado a dos personajes ataviados como jugadores de pelota, de pie, frente a una pelota.Juego de Pelota

“El personaje a la izquierda porta un tocado de plumas y una banda que presenta un elemento en forma de flor, probablemente un lirio acuático. A la altura del rostro se distingue una voluta, la cual puede interpretarse como aliento o voz.

El contrincante porta un tocado reconocido como ‘turbante de serpiente’, cuya representación se observa en múltiples ocasiones en Chichén Itzá. El individuo usa protectores de juego de pelota. La banda epigráfica se compone de 18 cartuchos con una fecha de cuenta corta 12 Eb 10 Cumku, la cual apunta, tentativamente, al año 894 d.C.”

Pérez adelantó que el estudio de la pieza se llevará a cabo dentro del Promeza; por el momento, ya se atiende su conservación. En tanto, la restauradora de bienes muebles, Alejandra Mei Chong, realizó la desalinización de la pieza con compresas de fibra de celulosa y una limpieza físico-química con agua destilada.

A su vez, el biólogo Luis Alberto Rodríguez Catana ha realizado el proceso de fotogrametría, con la finalidad de tener imágenes en alta resolución de los detalles de la iconografía y el texto glífico, para luego ser estudiados hasta en el mínimo detalle, finalizó el investigador.Juego de Pelota

También te puede interesar:
Recuperan en NY la escultura Olmeca más buscada por México

Advertisement
Total
0
Shares
Previous Article
expedición científica

Envía la UNAM expedición científica a la Antártida

Next Article
La Rosalía

La Rosalía conquista Spotify y ahora va por el Zócalo

Related Posts
Total
0
Share