Dolores Olmedo

Dolores Olmedo forjó “una de las colecciones más ricas de México”

Hoy, su museo alberga la mayor colección de obras de Diego Rivera, Frida Kahlo, Angelina Beloff y Pablo O’Higgins, así como piezas prehispánicas

A dos décadas de su fallecimiento, 27 de julio de 2002, Dolores Olmedo es recordada como una mujer exitosa y trabajadora, polémica e inteligente, que supo enfocarse en los negocios y enlazarse con personajes que apoyaran su trayectoria como empresaria y agente cultural.

Para fortuna de los mexicanos, se interesó en hacer dinero, en el arte y la cultura, por lo que parte de sus ganancias las invirtió en construir una colección importante de arte nacional y en comprar una ex hacienda, sede del museo que lleva su nombre.

Fue una coleccionista que cumplió sus objetivos y “eso ha beneficiado a la cultura en este país”, afirma la académica universitaria, Ana Garduño Ortega.Dolores Olmedo

La profesora del posgrado en Historia del Arte de la UNAM refiere que María de los Dolores Olmedo y Patiño Suárez (Ciudad de México, 1908-2002), fue una mujer nacionalista que creía firmemente en la creación de instituciones para que su nombre se perpetuara.

“No la conoceríamos si no fuera por haber decidido fundar un importante museo de arte moderno y galerías dedicadas a su colección de arte popular o si no hubiera decidido coleccionar arte mesoamericano”.

Añade que fue una importante aliada del grupo de poder que decidía las políticas culturales hegemónicas, y que creía en la ideología que irradiaba la élite burocrática. No sólo estaba convencida de la importancia de abrir espacios para la cultura, sino de mantener las tradiciones y algunas costumbres que se estaban perdiendo en la segunda mitad del siglo XX.

Olmedo supo establecer alianzas estratégicas que la beneficiaron en términos económicos y financieros, y que le permitieron abrir un recinto tan importante como el de la “Hacienda de la Noria”, en Xochimilco.

“Con sus ladrilleras estuvo relacionada con empresas de construcción muy importantes, y tuvo los contactos para que le fuera asignada obra pública, supo hacer alianzas y negocios”.

Y lo más importante: a diferencia de otras colecciones que se pierden a lo largo de las décadas, esta sí se convirtió en un museo de arte.

Dolores Olmedo —interesada en el arte popular, del cual forjó “una de las colecciones más ricas e interesantes que tenemos en México”— mantuvo  contacto cercano con Diego Rivera, y con su influencia comenzó a coleccionar piezas prehispánicas.Dolores Olmedo

En una época donde era legal comercializar este tipo de patrimonio, pero ilegal sacarlo del país, Rivera compraba piezas, originales o falsas, porque no le interesaba el tema de la autenticidad.

Había algunas costosas porque eran grandes o por su estado de conservación, que no podía adquirir; esas se las mandaba a Dolores para que ella las comprara. Pero también le entregó una lista de obra que quería que fuera rescatada, de ser posible.

El arte nacional de la primera mitad de siglo se comercializó prácticamente hacia Estados Unidos; numerosas piezas nutrieron museos, mediante donaciones de los compradores originales; en otros casos, los familiares vendieron las piezas, en una segunda etapa, a coleccionistas mexicanos; “ahí entra Dolores Olmedo, a repatriar piezas que salían a la venta en los años 60, 70 y 80”.

A lo largo de su vida, la empresaria se dedicó a “palomear” la lista que le había entregado Rivera. Asiste a galerías y subastas en EU y bajo la asesoría del experto Fernando Gamboa, adquiere y trae a México obras de arte que para entonces ya eran muy costosas por el prestigio del movimiento artístico mexicano, “con la idea de hacer un museo, porque que era parte del compromiso moral que había establecido con Diego”. A la pintura de caballete, se sumaron dibujos, grabados y hasta bocetos de murales del propio Rivera.

No importa qué tan polémica pudo haber sido la figura de Dolores Olmedo en su momento, lo más importante es que rescató y repatrió la obra de artistas mexicanos que estaba en el extranjero, sobre todo de Diego Rivera y Frida Kahlo, y abrió un museo para albergarlas.

Hoy, su Museo (que tendrá una extensión en el Bosque de Chapultepec) alberga la mayor colección de obras de Diego Rivera, Frida Kahlo, Angelina Beloff y Pablo O’Higgins, así como piezas de arte prehispánico, popular, incluso novohispano.

“A ejemplo de mi madre, la profesora María Patiño Suárez viuda de Olmedo, quien siempre me dijo ‘todo lo que tengas compártelo con tus semejantes’, dejo esta casa con todas mis colecciones de arte, producto del trabajo de toda mi vida, para disfrute del pueblo de México”.Dolores Olmedo

También te puede interesar:
Sorbonne Université organiza el primer “Verano Puma”

Total
1
Shares
Previous Article
Signo zodiacal

Descubren rara moneda con diosa romana y signo zodiacal

Next Article
INAH

Barcelona devuelve a México 2,522 piezas arqueológicas

Related Posts
Total
1
Share