Bautizan “Yaguarasaurus regiomontanus” a reptil marino prehistórico

El cráneo de una nueva especie de mosasaurio, el terror de los mares del Cretácico, fue descubierto en Vallecillo, Nuevo León, y está resguardado en el Museo del Desierto de Saltillo
Un cráneo de Yaguarasaurus fue descubierto al suroeste de Vallecillo en Nuevo León, 80 kilómetros al norte de Monterrey
Es el primer reporte de Yaguarasaurus de México y el más completo de América. Foto: Especial

Un cráneo de mosasaurio casi completo asignado al género plioplatecarpino Yaguarasaurus fue descubierto al suroeste de Vallecillo en Nuevo León, 80 kilómetros al norte de Monterrey, en una capa de piedra caliza laminada de la Formación Agua Nueva (Turoniano superior-Coniaciano inferior), y en tanto nueva especie, del Cretácico superior, lleva el subnombre regiomontanus.

Los científicos que publican el hallazgo en Science Direct, Héctor E. Rivera-Sylva, Nicholas R. Longrich, José Padilla Gutiérrez, Rubén Guzmán, Víctor Escalante y José González Ávila, señalan que es el primer reporte de Yaguarasaurus de México y el más completo de América. Con unos cinco metros de longitud, es uno de los primeros grandes mosasáuridos que junto con Yaguarasaurus columbianus, Russellosaurus coheni y un plioplatecarpino sin nombre de Texas documenta la rápida diversificación y expansión de los plioplatecarpinos en el reino marino del Turoniense.

Un cráneo de Yaguarasaurus fue descubierto al suroeste de Vallecillo en Nuevo León, 80 kilómetros al norte de Monterrey
Se trata del cráneo de un mosasaurio que nadaba en los mares que cubrían el norte de México hace 90 millones de años. Foto: Especial.

Los mosasáuridos eran grandes escamatos depredadores totalmente acuáticos, predominantemente marinos, que reinaron en los océanos de todo el mundo durante el Cretácico Superior, cuyas aguas alcanzaron regiones que hoy son tierra firme, incluso desértica, en regiones de Nuevo León y Coahuila, como Rincón Colorado, también conocido como Playas del Creático. Se reconocen más de 40 géneros y los ejemplares más grandes alcanzan hasta 12 metros.

El cráneo casi completo y bien conservado de esta nueva especie ya está en la Colección Paleontológica del Museo del Desierto, en Saltillo. El Yaguarasaurus regiomontanu fue descubierto en una colina al suroeste de Vallecillo, Nuevo León. La piedra caliza laminada, dicen los expertos, es ampliamente conocida por su abundancia de peces y reptiles marinos exquisitamente conservados.

El material descrito fue recolectado por Margarito González, quien encontró el fósil en un montón de escombros de una cantera. Informó al Museo del Desierto MUDE de su descubrimiento y le donó el ejemplar para estudio científico y alojamiento. La muestra se midió usando calibradores digitales y se fotografió.

Yaguarasaurus regiomontanus se recupera como un miembro basal de Plioplatecarpinae, ramificándose por encima de Y. columbianus en el árbol. Se parece mucho al Yaguarasaurus columbianus de Turon, pero difiere en las proporciones de los frontales y parietales, la sutura frontoparietal fuertemente entrelazada, la ensenada mediana más fuerte y las puntas redondeadas de las alas posterolaterales de los frontales, lo que justifica la creación de una especie distinta, Yregiomontanus.

Un cráneo de Yaguarasaurus fue descubierto al suroeste de Vallecillo en Nuevo León, 80 kilómetros al norte de Monterrey
El fósil consiste en un cráneo y mandíbulas casi completos, preservados tridimensionalmente, que estaban envueltos en una piedra caliza dura. Foto: Especial
Yaguarasaurus regiomontanus y su presentación en casa

El Museo del Desierto de Saltillo presentó el hallazgo del Yaguarasaurus regiomontanu como un “nuevo espécimen consistente en el cráneo notablemente bien conservado de un mosasaurio que nadaba en los mares que cubrían el norte de México hace 90 millones de años.

El fósil consiste en un cráneo y mandíbulas casi completos, preservados tridimensionalmente, que estaban envueltos en una piedra caliza dura. Formaba parte de una subfamilia conocida como los plioplatecarpinos, que emergieron tras una serie de eventos de invernadero en la mitad del Cretácico y sobrevivieron hasta el final de la era de los dinosaurios.

El paleontólogo del Museo del Desierto Héctor Rivera, responsable de la investigación, comentó que tras el análisis detallado del cráneo de este nuevo espécimen se revelaron diferencias anatómicas respecto a la especie columbianus. “Estas variaciones, como la estructura del hueso frontal más corto y ancho, junto con otras características distintivas, nos brindan una visión única de la diversidad dentro de esta especie de mosasaurio”.

Un cráneo de Yaguarasaurus fue descubierto al suroeste de Vallecillo en Nuevo León, 80 kilómetros al norte de Monterrey
El análisis detallado del cráneo de este nuevo espécimen se revelaron diferencias anatómicas respecto a la especie columbianus. Foto: Especial.

Por su parte, Nick Longrich, de la Universidad de Bath, agregó que este animal “nos habla sobre la diversificación de los mosasaurios”, hace unos 95 a 100 millones de años, que eran animales pequeños, del tamaño de una iguana, lagartos marinos no especializados, y en unos pocos millones de años se volvieron mucho más grandes y evolucionaron aletas y colas especializadas para maniobrar y perseguir presas bajo el agua. “Llegaron a dominar los mares hasta el final de la era de los dinosaurios. Lo que muestran estos fósiles es que esta radiación tuvo lugar increíblemente rápido”, dijo.

“Este descubrimiento reduce la brecha existente entre la desaparición de depredadores más antiguos, como los pliosáuridos gigantes del Cretácico medio, y la posterior evolución de los mosasaurios gigantes de hasta 15 metros de longitud hacia el final del Cretácico. Su descubrimiento ofrece valiosa información científica para comprender mejor la evolución de los mosasaurios y la dinámica paleoambiental del ecosistema marino en esta región de México”, mencionó el paleontólogo Rubén Guzmán, de la Universidad Humanista de las Américas en Monterrey, Nuevo León.

Advertisement
Total
0
Shares
Previous Article
El FCE llevará a la FIL Guadalajara presentaciones, lectura de poesía y firma de libros, además de una oferta de 65 mil volúmenes y 12 mil títulos.

En la oferta del FCE para la FIL, Hinojosa, Salmerón y Taibo II

Next Article
La muerte es latente, una constante en mis relatos, dice la escritora Iris Velasco, quien presenta el libro de cuento Desesperanza infinita.

"La muerte es latente, una constante en mis relatos": Iris Velasco

Related Posts
Total
0
Share