Nostalgia Pre-YouTube

Antes, los estudiantes de guitarra utilizaban sus propios recursos para entender lo que hacían los artistas en sus canciones
YouTube, Steve Vai, sergio vallín

A finales de los 80 y principios de los 90 existió un par de compañías, REH Videos y Hot Licks, que producía videos instructivos principalmente para guitarra y algunos de los artistas invitados eran Steve Morse, Al Di Meola, Yngwie Malmsteen, Vinnie Moore, Greg Howe, Paul Gilbert, Allan Holdsworth, Frank Gambale y Joe Pass, entre otros. El formato era Beta o VHS, es decir, en videocasete, y cada uno venía acompañado por su libro con anotaciones y partituras, una verdadera joya.

Yo empecé a tocar y aprender la guitarra en 2000 y fue cuando descubrí estos videos gracias a mi maestro. Verlos era como descifrar códigos, revelaciones de la guitarra paso a paso por los mismos artistas. Conseguir esas piezas en original y con la partitura no era fácil, no existía YouTube, no había manera sencilla de obtenerlos. Era pedirlos prestados o ir a las tiendas especializadas de música.

También te puede interesar: El violinista siberiano Maxim Vengerov abre sus master classes a mexicanos

Una de las producciones de REH que más me marcó fue la de Malmsteen, lanzada en 1991. El sueco es un tipo que toca la guitarra en un estilo neoclásico, genero que es básicamente música clásica con el poder del rock y el metal. En el video lo vemos demostrando a detalle su técnica y todo está documentado en un libro, un verdadero tesoro para el guitarrista que desea estudiar la técnica del artista.

En los 2000 muchos aprendices como yo nos enfocamos en las revistas Guitar World y Young Guitar. Pasar las hojas era también una vuelta por la tienda de música en donde los gadgets e instrumentos más recientes se daban a conocer. Las entrevistas y reseñas no eran mis secciones favoritas, personalmente las pasaba rápido, porque me interesaba llegar a las columnas de los guitarristas y al CD que acompañaba algunas ediciones, con videotutoriales de técnicas, el paso a paso desmenuzando canciones, exponiendo los secretos mejor guardados de los músicos.

Recuerdo cuando escuché por primera vez la canción “Cochise” del grupo Audioslave, allá por 2002, y en los primeros segundos de la rola se escucha un helicóptero arrancando vuelo. Tiempo después me enteré de que ese sonido era producido por Tom Morello y su guitarra eléctrica, y yo no comprendía cómo lo había logrado. Fueron varias tardes las que intentaba emular ese sonido sin éxito y fue hasta que vi el video de Guitar World en el que él explica cómo, con la ayuda de una configuración en su amplificador y un bolígrafo, lo ejecutaba. También develaba la forma de simular una tornamesa. Sin esos videos, era pura magia para los oídos mortales.
|

Antes de la era YouTube los estudiantes de guitarra y músicos de profesión utilizaban sus propios recursos para entender lo que hacían los artistas en sus canciones, estudiar técnicas y pasajes era una tarea de mucha paciencia y mucho oído. Las tardes consistían en poner la rola en tu reproductor, bajar la velocidad del audio, tomar el instrumento y empezar a analizar lo que sucedía, tarea que para un estudioso es de gran valor para el dominio de la lira y de algo más importante, el oído, sí, porque el oído educado es aquel que puede escuchar notas y mandar las señales apropiadas a los dedos.

En 2005 llega YouTube y desde sus comienzos se empezaron a crear videos tutoriales. En la actualidad no solo está la colección completa de REH y Young Guitar, sino de todas las marcas de instrumentos musicales bombardeando de contenido, y se han creado múltiples canales especializados en seguir descifrando canciones y técnicas. Todo este material digital ha hecho que surjan nuevos guitarristas, eso está perfecto, nuevos músicos con una técnica increíble en gran medida por el enorme contenido digital, pero la cuestión es qué pasa con la mística de la guitarra, qué pasa cuando escuchamos una canción y nuestros oídos no entienden lo que están escuchando.

Simplemente tecleamos en el buscador de YouTube “How to play like…” y miles de videos saldrán en la pantalla. La respuesta rápida ahí está, la mística se esfuma y aparece la receta paso a paso. No me malinterpreten: es increíble tener tantos recursos a la mano y respuestas inmediatas, pero ese factor sorpresa, ese enigma en las canciones, esos videos en físico que tenías que buscar como tesoros, esa espera de ver que alguna revista entreviste al guitarrista y nos dé señales de cómo hace su arte, todo eso es lo que se extraña, es la nostalgia Pre-YouTube.

Total
0
Shares
Previous Article
Enfermedades

Enfermedades detonaron el talento de grandes compositores

Next Article
arte rupestre

Hallan por primera vez grabados de animales prehistóricos en Escocia

Related Posts
Michael Sledge Mi enemigo
Leer más

Mi Enemigo

¿Por qué el odio se siente tan bien? No se trataba de un simple malentendido que pudiera resolverse con empatía y diálogo sincero, y en el fondo yo no quería que lo fuera...
Total
0
Share