agustin de iturbide

A escena, los últimos delirios de Iturbide, en homenaje a Juan Tovar

Con mucho humor y teatro lleno, el reestreno de la obra en el Centro Cultural del Bosque logró cautivar a un público que desde una hora antes ya hacía una larga cola a la entrada

En homenaje póstumo al dramaturgo Juan Tovar (1941-2019), la Compañía Nacional de Teatro (CNT) presenta, del 4 al 20 de marzo, en el teatro Julio Castillo, su farsa histórica Horas de gracia. Último sueño de Agustín I, en coproducción con el Teatro del Bicentenario Roberto Plascencia Saldaña.

La obra aborda los delirios del primer emperador de México, Agustín de Iturbide, en diálogo imaginario con quien después sería presidente 11 veces y dictador, Antonio López de Santa Anna, pero también con personajes independentistas, como Miguel Hidalgo, Ignacio Allende o Josefa Ortiz.

El montaje está a cargo de Daniela Parra, con elenco de la CNT:  Fernando Bueno (Iturbide), Miguel Cooper (Santa Anna), Érika de la Llave, Ana Ligia García, Zaide Silvia Gutiérrez, Fernando Huerta Zamacona, Jorge León, Óscar Narváez, Carlos Ordóñez, Laura Padilla, José Carlos Rodríguez, Amanda Schmelz, Roberto Soto, Edwin Tovar y Andrés Weiss

El diseño de escenografía e iluminación es de Félix Arroyo; de vestuario, de Jerildy Bosch; la música original y el diseño sonoro son de Alberto Rosas; el ensamble y la música en vivo, de Edwin Tovar; el diseño de video corresponde a Kay Pérez; de caracterización, a Amanda Schmelz, y la asesoría en movimiento corporal está a cargo de Antonio Salas.

Con mucho humor y teatro lleno, el reestreno de la obra en el recinto del Centro Cultural del Bosque logró cautivar a un público que desde una hora antes ya hacía una larga cola a la entrada.

En la obra de Tovar, fallecido en 2019, Santa Anna insta a Iturbide a recapitular su trayectoria y revivirla con los recursos del sueño. En la farsa, el militar realista Félix María Calleja lo conduce a una reunión de los conspiradores de Querétaro donde se discute la cuestión de la Independencia y el general opta por tomar distancia y aguardar su oportunidad, alentado por militares a ser emperador.

Más adelante, un cuadro de paz familiar articula la transición al relato del final del imperio, que culmina en canción de despedida con presentimiento de retorno fatal. Se recuerdan luego las circunstancias del regreso y sus consecuencias, y se anticipa la inminente era de Santa Anna, éste ya no emperador, sino dictador intermitente.agustin de iturbide

Juan Tovar, fallecido el 22 de diciembre de 2019, fue dramaturgo, narrador, traductor y guionista, escribió textos dramáticos sobre los acontecimientos más importantes de México, como La madrugada, El destierro, Las adoraciones, Manga de clavo, Fort Bliss, El trato y Horas de gracia.

Sobre estos personajes que conviven en sueños, el dramaturgo comentó: “Uno de los dos Napoleones, surgidos de la Revolución de Independencia, tiene un cierto aire de figura trágica; el otro es un pícaro de tomo y lomo. De los dos no se hace uno, pero acaso el diálogo entre ambos nos permita aclarar en algo (aun en algo) el destino nacional. Supongamos, pues, que en su último sueño el primer emperador del México independiente, además de repasar su propia trayectoria, pudo anticipar lo que el arquetipo napoleónico deparaba todavía al país: el prolongado, si intermitente, dominio del auténtico emperador, cuyos sucesores son legión”.

En su búsqueda por definir el perfil de esta figura clave en la historia nacional, Tovar expresó: “Agustín de Iturbide es en ese ideario un soberbio que se plantó la falsa corona del Imperio mexicano; y viéndolo así, es un personaje chato… palabra detestada por aquellos que crean personajes para la escena. ¿Será entonces que ese Agustín, Tino para los amigos… ¿Habrá sido algo más? Historiadores renombrados indican que esa monarquía fue para que el incipiente país (que ni siquiera se llamaba México) cayera en ‘blandito’ y que no tuviera el revuelco que implicaba caer en una República. Sin embargo, el eterno pleito de Iturbide con el Congreso lo llevó al destierro. Pero el rebumbio de un país tan joven y variopinto hizo que a su vuelta… fuera mandado fusilar (decapitar en principio).

En palabras de Daniela Parra, directora de escena, Juan Tovar, con su ácido y agudo humor, pone a soñar a Iturbide y en ese presumible sueño le llega, ni más ni menos, un ávido Antonio López de Santa Anna quien, como un guía, le hace revivir aquellos entrelazados recuerdos.

“¿Para qué? —se pregunta Parra—, ¿para redimirlo?, ¿para humanizarlo? o tal vez únicamente para que nosotros, humildes espectadores del limbo de la historia, podamos espejearnos y revisar si esa ‘no historia de nuestro país’ nos hace eco en nuestra cotidianeidad. ¿Qué pasaría si a nosotros, a unos minutos de nuestra anunciada muerte, nos fueran concedidas unas cuantas Horas de gracia? ¿Qué recordaríamos? ¿Hemos legado algo? ¿A quién y para qué dirigiríamos nuestras últimas palabras?”.

La obra estará en temporada del 4 al 20 de marzo en el Teatro del Bosque Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque, con funciones jueves y viernes a las 20:00 horas, sábado a las 19:00 y domingo a las 18:00 horas. Los boletos, entrada general, a 150 pesos, con descuentos estudiantes e Inapam.agustin de iturbide

También te puede interesar:
Ballet ruso ‘Don Quijote’ vuelve a Bellas Artes

Total
1
Shares
Previous Article
museo del prado

Reconocen a mujeres que inspiraron las obras de arte del Museo del Prado

Next Article
Serie Serafo Emiliano Pérez Cruz

Otro gallo cantaría

Related Posts
Total
1
Share