José Saramago

Libros y agenda de Saramago, a la bóveda del Instituto Cervantes

Los objetos y algunos escritos fueron entregados por Pilar del Río, viuda del premio Nobel de Literatura y presidenta de la fundación

La Caja de las Letras atesora el legado in memoriam de José Saramago (1922-2010), todo un homenaje a la literatura portuguesa, con referencias a los grandes literatos lusos -Camões, Pessoa y el Padre Vieira-, a la relación entre los pueblos ibéricos, y a la tolerancia, destacó Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de Portugal.

Varios libros, una selección de escritos del Nobel luso y un objeto muy personal de la vida diaria del escritor, su agenda de teléfonos de 1986 con sus contactos anotados a mano, componen la donación, la primera de un autor portugués, pero no lusófono, pues la primera fue la escritora brasileña Nélida Piñón.

José Saramago, indicó Luis García Montero, director del Instituto Cervantes, representa los dos valores de la enseñanza de una lengua, «la buena vecindad entre los pueblos» y la «conciencia de que los idiomas no son sólo nuestros, sino que nuestra nave debe orientarse a esa alma que vive al otro lado», en referencia a la novela del portugués, «La balsa de piedra» (1986), por la que «la península Iberia se desgaja, sellando una especie de destino común de españoles y portugueses», rumbo a Iberoamérica.

Recordó que «como ibéricos que somos, Saramago también es nuestro; pero trayéndolo aquí no pretendemos quedárnoslo, sino recordar que la ibérica es una de parte importante de nuestra colección de identidades que mira al otro lado de la raya (frontera) con afecto y admiración».

El presidente portugués destacó el «transiberismo y empatía natural que nunca dejó de sentir en vida» el escritor, del que recordó se llegó a comentar que «era el primer Nobel de Portugal y el sexto español».

Asimismo, celebró cómo «español y portugués, segunda y quinta lenguas más habladas, respectivamente, dialogan en términos personales e institucionales» y que «la gratitud, fraternidad y el futuro son los símbolos de este momento único y singular entre nosotros, portugueses y españoles, españoles y portugueses».

La presidenta de la Fundación José Saramago, la española Pilar del Río, viuda del homenajeado y traductora de sus obras al español, desglosó los objetos que componen este legado, «acto poético y hermoso» que nos da la «posibilidad de celebrar a un autor y a un idioma».

Como homenaje al padre jesuita António Vieira (1608-1697), considerado por Saramago un maestro de la escritura en portugués, la donación incluye la primera edición de su obra póstuma «História do futuro» (Historia del futuro, 1718), considerada la primera publicación de ciencia ficción en portugués.José Saramago

En referencia a Luís de Camões, la caja número 1670 acoge las pruebas de imprenta corregidas a mano por Saramago de «Que farei com este livro?» (¿Qué haré con este libro?, 1980), obra de teatro que narra las peripecias de Luís de Camões para publicar «Os Lusíadas» (Los Lusiadas, 1572).

Recopilados en una carpeta, el depósito incluye varios escritos del Nobel portugués entre los que se encuentra un texto con reflexiones sobre Fernando Pessoa, «el poeta que hizo más grande al siglo XX y a la literatura universal», en palabras de Pilar del Río. Ese mismo archivador atesora textos sobre los maestros de Saramago, Cervantes y Borges, así como de Alberti, Fuentes, Donoso o García Márquez, y un texto sobre la inutilidad de la guerra, que ella misma leyó:

«Eso es lo que dicen los muertos: edúcate para la paz si no quieres que otros vengan para educarte para la guerra».

José Saramago

«Levantado del suelo»: novela clave de Jose Saramago

Considerada como una de las novelas indispensables del premio Camões y su primer gran éxito editorial, la antigua cámara acorazada guarda también la última edición en español de «Levantado del suelo» (Levantado do chão, 1980), obra que retrata la austera vida de un pueblo alentejano a lo largo de seis décadas, incluyendo el relato de la Revolución de los Claveles, el 25 de abril de 1974.

A todas estas obras literarias, cedidas a perpetuidad a la Biblioteca Patrimonial del Instituto Cervantes, se sumó un objeto muy personal, la agenda de teléfonos de 1986 del propio autor, y un conjunto de objetos de papelería, una tarjeta en blanco, un lápiz y un sobre con un sello Saramago; entregados para facilitar la comunicación entre «las personas que habitan en la Caja de las Letras», fantaseó la traductora.José Saramago

También te puede interesar:
Otorgan Premio Biblos al Mérito 2022 a la poeta y editora Jeannette L. Clariond

Total
14
Shares
Previous Article
Universidad de California

IPN y Universidad de California pactan intercambio estudiantil

Next Article
Sechuán

El sufrimiento sin mitos: 'La escuela del dolor humano de Sechuán'

Related Posts
Total
14
Share