avándaro

Raro ejemplar fotográfico sobre Avándaro será subastado

El fotolibro, cuya existencia rara y escasa lo convierten en un objeto artístico de valor inmensurable, forma parte del lote 76

Un desconocido fotolibro sobre Avándaro, de Graciela Iturbide, —en el que aún como estudiante del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM capturó distintas escenas del histórico festival— será subastado por Casa Morton la próxima semana.

Graciela Iturbide (Ciudad de México, 1942) es, sin dudarlo, una de las artistas vivas más reconocidas tanto a escala nacional como internacional; su obra ha sido premiada y su figura es sinónimo de trayectoria y calidad.

El próximo jueves 19 de mayo a las 17:00 horas, Casa Morton subastará un ejemplar del fotolibro que consagró su trabajo y la posicionó a la categoría de artista de la lente.

Se trata del lote 76, el cual consta de un ejemplar de Avándaro, un fotolibro que revela distintas escenas del histórico festival, comentado por el cineasta Luis Carrión y cuya existencia rara y escasa lo convierten en un objeto artístico de valor inmensurable.

En el festival de rock más trascendente para la contracultura latinoamericana, Graciela Iturbide dio sus primeros pasos como fotógrafa profesional.Avándaro

Corría el año de 1970 y pocos meses antes, mientras era alumna de Manuel Álvarez Bravo en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM, Graciela Iturbide se dio cuenta de que, más que el cine le interesaba la fotografía.

Se hizo asistente de Manuel, recorrió distintas partes de México con su maestro y hacia finales de 1971 dejó salir su propio talento.

Entre el 11 y el 12 de septiembre de 1971, junto a Luis Carrión y Jorge Fons, Iturbide acudió al Festival de Rock y Ruedas Avándaro en Valle de Bravo, considerado el Woodstock mexicano.

Al llegar y presenciar lo que sucedía ahí, con un público entre 100 mil y 500 mil personas, Graciela se dio cuenta que esa generación sólo quería paz; la aún estudiante llevaba 15 o 20 rollos la mayoría en blanco y negro y algunos a color.

Graciela se quedó hasta el final y durante el festival logró captar imágenes que daban cuenta de la euforia y los deseos de toda una generación que odiaba la guerra y amaba a la tierra.

En el fotolibro Avándaro compilado por Editorial Diógenes se incluyeron 45 fotografías en blanco y negro que marcan el inicio del estilo intimista que se convertiría en el sello personal de la artista y un legado visual del evento.

El estilo gráfico del volumen estuvo a cargo de Antonio Serna, colaborador de Vicente Rojo, quien manipuló las imágenes con poderosos contrastes.

El fotolibro, prácticamente inexistente en stands, estará en la subasta de Obra Gráfica y Fotográfica Impronta del Trazo Social de Morton.

avándaro
Boleto del festival musical de Avándaro.
También te puede interesar:
Enrique Metinides, de la foto de nota roja al arte

Total
9
Shares
Previous Article
vía láctea

Capturan la primera imagen real del centro de la Vía Láctea

Next Article
Carlos Fuentes

La memoria, una constante en la obra de Carlos Fuentes

Related Posts
Total
9
Share