Vida libre de violencia y marginación, también en lo virtual*

El no romper con la brecha digital ni con la violencia cibernética contra las mujeres nos afecta a todos. No obstante, esto no será sino una lista de deseos y buenos propósitos si no se acompaña de políticas de acciones y programas concretos
Sarai Aguilar Arriozola Nayib Bukele
Sarai Aguilar Arriozola

El no romper con la brecha digital ni con la violencia cibernética contra las mujeres nos afecta a todos. No obstante, esto no será sino una lista de deseos y buenos propósitos si no se acompaña de políticas de acciones y programas concretos.

Para ello es necesario el acceso para las mujeres que viven en zonas marginadas de los servicios de internet, y que estos sean asequibles en sus costos tanto en los dispositivos como en la contratación de servicios de proveedor de red. Hay que recordar que debido a que muchas mujeres no son independientes económicamente esto genera una dificultad grande. Asimismo, es necesario partir desde el sistema educativo para desarrollar habilidades tecnológicas por igual en las infancias y romper con el sesgo que existe en la elección de profesiones, entre otras (Brecha Digital en México, 2022).

Cuando hablamos de la violencia cibernética se debe estar consciente que forma parte de un contexto de discriminación de género y violencia sistémica contra las mujeres que se da en todos los ámbitos de su vida, y que al ser una expresión dinámica, abarca prácticas muy diversas de violencia facilitadas o reconfiguradas por las tecnologías de la información y las comunicaciones  (Secretaría de la Organización de los Estados Americanos, 2021).

Y si bien hemos usado hasta el desgaste que la violencia se agudizó a causa del confinamiento, reducirlo a esto es algo falaz. Pues la violencia digital precedía a la pandemia y si bien es cierto que las cuarentenas y encierros la dispararon de una manera estrepitosa, ahora que la pandemia sanitaria entró en receso, no ocurrió lo mismo con la violencia cibernética.

Vida libre de violencia y marginación, también en lo virtual
Con la Ley Olimpia se busca frenar la violencia sexual digital. Freepik

Y es innegable que a últimas fechas en América Latina y el Caribe, en ello México incluido, han generado avances contra la violencia cibernética. A nivel federal, en abril de 2021, se aprobó una serie de reformas legislativas del Código Penal Federal y la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia que buscan reconocer la violencia digital y sancionar los delitos que violen la intimidad sexual de las personas a través de medios digitales, también conocida como ciberviolencia. A esta serie de reformas se le conoce como “Ley Olimpia” (Ley Olimpia 2021).

Pero aquí el problema radica en el bajo nivel de denuncias que se realizan, los procesos burocráticos y la falta de perspectiva de género en muchos casos para el acompañamiento de la víctima.

Pero el tiempo se agota y urge terminar con las violencias digitales y la falta de acceso. Si bien son dos caras, estas dos facetas forman parte de una misma violencia: la violencia de género en espacios virtuales ya sea por marginación o por agresión. Es por ello por lo que mientras que dentro del mismo feminismo nos empantanamos en si somos radicales, transincluyentes o excluyentes, separatistas o capacitistas, miles de mujeres esperan que terminemos nuestros debates académicos para poder tener acceso y ejercer su ciudadanía en la aldea digital libre de violencia.

No podemos permitirnos empantanarnos en la visibilización y debate eterno de las agendas. Donde los puntos de encuentro se piensen en torno a que no incomoden los privilegios de las otras. Es hora de luchar por agendas que incluso incomoden a las participantes. El punto de encuentro del feminismo no es otro que la justicia social para todas. Lo otro no es feminismo, es un paliativo a modo para el remordimiento social. Y es hora de darle offline a toda brecha y violencia.

*Parte de la ponencia dada en el marco del 25 de noviembre en Coloquio En busca de la igualdad de género: Diálogos sobre la eliminación de las violencias contra las mujeres. UANL
Advertisement
Total
0
Shares
Previous Article
mexicana Natalia Lafourcade presenta en el contexto de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara su libro De todas las flores, publicado por Cultura y Entretenimientos ML.

Natalia Lafourcade presenta "De todas las flores", el libro

Next Article
INAH ha enriquecido en 20% los espacios para la visita pública de la ciudad maya de Uxmal, en Yucatán, con la apertura del Grupo El Palomar

Uxmal: amplían 20% espacios para la visita de la ciudad maya

Related Posts
Ivette Estrada Frankenstein y el seudoperiodismo
Leer más

Suicidio

Ahora sé por qué le llaman la puerta falsa: sales de esta existencia y te adentras en una dimensión nueva
Total
0
Share