marién estrada

‘Blonde’ no es más sexista y misógina, porque no puede

Aunque se espera que al menos Ana de Armas alcance una nominación al Oscar, la película sobre Marilyn Monroe no convence ni a la crítica ni al público

Todo mundo habla de Marilyn Monroe como si la hubiera conocido o como si los muchos y variados rumores alrededor de su vida fueran hechos probados. Que si Robert y John F. Kennedy compartieron su amor, que si la CIA la mandó matar, que si fue violada por éste o aquél, o que si los abortos de la actriz no fueron espontáneos, sino provocados.

Lo cierto es que la imagen de Marilyn vive en el imaginario colectivo de más de una generación y ese es el primer problema de Blonde, la recién estrenada cinta del director neozelandés Andrew Dominik, protagonizada por la actriz cubana Ana de Armas, quien, a pesar de hacer un buen trabajo actoral, no logra nunca hacernos olvidar a la verdadera e icónica Marilyn Monroe.

Pero esto en realidad es peccata minuta comparado con el fondo que subyace en el esperado filme sobre Norma Jean Baker o Mortenson, el apellido de su padre, porque, aunque sus productores y director afirman que es una película “feminista”, la cinta no es más sexista y misógina, porque no puede.blonde 2

Después de las tortuosas casi tres horas que dura la película, donde Ana de Armas aparece por lo menos durante un tercio gratuitamente desnuda, la sensación es como si a Marilyn la hubieran violado de nuevo, pero esta vez por sus supuestos defensores. La crítica del New York Times, Manohla Dargis no puede haberlo dicho mejor:

“Dadas todas las humillaciones y horrores que sufrió Marilyn Monroe durante sus 36 años, es un alivio que no haya tenido que sufrir las vulgaridades de Blonde, el último entretenimiento necrofílico para explotarla. Dominik está tan metido en la vagina de Marilyn Monroe en Blonde que no puede ver el resto de ella”.

Y es que además de la toma subjetiva desde literalmente la vagina de Marilyn, el trío sexual que nunca existió más que en las fantasías del director, entre la actriz, Cass, el hijo de Charles Chaplin y Edward G. Robinson Jr.; la escena donde en su primera audición es violada por un productor y que tampoco sucedió, o la explícita y patética escena porno donde el entonces presidente John F. Kennedy obliga a Marilyn a practicarle sexo oral en primer plano, Dominik no mira otra cosa de ella más que su halo de símbolo sexual en combinación con su personalidad “codependiente y herida” (tampoco es real el hecho de que su mamá tratara de ahogarla en la bañera cuando era niña).

De entrada, la película que tardó 10 años en realizarse, se vende tácitamente en Netflix, su casa productora, como una biopic, cercana a las muchas recientes que hemos visto de Freddy Mercury o Elton John, en las cuales más menos, se cuenta la vida de las estrellas con base en hechos reales, pero Blonde está basada en la novela de Joyce Carol Oates donde 90 por ciento de lo que ahí sucede es producto de la imaginación primero de la escritora y luego de Domink, quien es autor del guion.

Ni por asomo vemos en la cinta ni la inteligencia ni la tenacidad de Monroe que la llevó a estudiar actuación con Lee Strasberg, uno de los mejores maestros de la época, o a fundar su propia productora (Marilyn Monroe Productions, Inc.) ni tampoco su interés por la política y las causas sociales; de hecho, se opuso a la caza de brujas anticomunista y luchó contra la segregación racial en nombre de la cantante Ella Fitzgerald.blonde 1

Fue una llamada suya al emblemático Café Society de Nueva York, donde no se permitía actuar a los cantantes negros, la que hizo posible que la legendaria Ella se presentara ahí y lanzara su carrera. Pero a Andrew Dominik como él mismo reconoció en una entrevista, eso no le interesaba:  “Eso no es realmente de lo que va la película, sino de una persona que se va a suicidar aun teniendo todo lo que la sociedad encuentra deseable”.

Paul Schrader, guionista Taxi Driver, lo expone muy bien: “El enfoque caleidoscópico de Dominik, que yuxtapone colores, formatos de pantalla, estilos de cámara, música, efectos de sonido y manipulación de imagen, crea un potente estudio de personaje. Pero esa no es Marilyn Monroe. Es lo único que está mal”.

Y aunque se espera que al menos Ana de Armas alcance una nominación al Oscar por Blonde, la película no convence ni a la crítica ni al público. En el portal especializado Rotten Tomatoes, la calificación de los críticos es de 42 por ciento, mientras que la de los espectadores apenas alcanza 32 por ciento.

En suma, Blonde es una película que vuelve a ultrajar a una mujer que terminó muerta a los 36 años a causa de una sobredosis de barbitúricos, pero que irónicamente, cree que la reivindica, cuando en realidad, tergiversando y alterando a modo la historia real, la sigue utilizando y explotando como siempre. La verdadera Marilyn no está en Blonde.blonde

También te puede interesar:
El mundo mágico despide a Robbie Coltrane, Hagrid en Harry Potter

Total
21
Shares
Previous Article
esculturas

Esculturas monumentales llegan al Museo de la Ciudad de México

Next Article
danzonera pegaso

Danzonera Pegaso de la policía de CdMx ‘invade’ el centro de Guanajuato

Related Posts
Total
21
Share