Frida Kahlo

‘Diego y yo’, de Frida Kahlo, es subastado en 34.9 mdd

El último autorretrato completado antes su muerte en 1954 es ahora considerada la obra de arte más valiosa de Latino América

La artista mexicana Frida Kahlo se mantiene como la pintora mejor valuada de América Latina, luego de que su cuadro Diego y yo fuera vendido en 34.9 millones de dólares por la casa de subastas Sotheby’s en Nueva York.

Con un precio de salida de 30 millones de dólares, el cuadro también impuso una nueva marca de venta al superar los 8 millones de dólares conseguidos por Dos desnudos en el bosque, también de Kahlo, en 2016.

Esta obra enigmática es el último autorretrato de ‘busto’ de Kahlo completado antes su muerte en 1954 y ahora es considerada la obra de arte más valiosa de Latino América.

La casa de subastas Sotheby’s informó que el autorretrato fue adquirido por la Colección Eduardo F. Costantini, un coleccionista de renombre con un compromiso de larga data de apoyar el arte y los artistas latinoamericanos, y fundador de Malba, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires.

El cuadro Diego y yo se vendió por última vez en Sotheby’s en 1990 por 1.4 millones de dólares, cuando batió récords y convirtió a Kahlo en el primer artista latinoamericano en obtener más de 1 millón de dólares en una subasta.

El autorretrato fue el género más recurrente en la breve pero intensa producción pictórica de Frida Kahlo: se pintó tres veces en la década de 1920, 20 veces en la década siguiente, 20 más en la década de 1940 y finalmente cinco veces en los años previos a su muerte, en 1954.

En total, un tercio de toda su obra son autorretratos, a pesar de varios más en los que su presencia, aunque no explícita, fue metafórica o simbólica.

Contrariamente a la leyenda que se repite a menudo, Frida Kahlo no se convirtió en pintora porque estuvo postrada en cama después de un devastador accidente en su juventud.

La vocación artística de Kahlo surgió en la infancia y se nutrió en el seno de su núcleo familiar, impulsada por un padre que era un reconocido fotógrafo y pintor aficionado.

Cuando Frida Kahlo pintó el autorretrato de Diego y yo, era plenamente consciente de que, a pesar de haber alcanzado la plena autonomía creativa, su cuerpo y su salud iban deteriorándose.

Al poco tiempo de completarlo, sería hospitalizada durante casi un año en el British American Hospital de Ciudad de México.

Aunque se había reconciliado con Diego Rivera y vivían en cierta armonía, esta es también una coyuntura en la que Kahlo comenzará a experimentar un punto de no retorno; aceptando que el proyecto de vida que ha construido con Rivera no tiene vuelta atrás y que la posguerra ha traído un nuevo orden mundial.

Frida Kahlo

También te puede interesar:
A 157 años de ‘Alicia en el país de las maravillas’ exploran su impacto cultural

Frida Kahlo

Total
1
Shares
Previous Article
Letras boricuas

Eligen a 20 escritores para beca Letras Boricuas 2021

Next Article
Fortaleza

Descubren fortaleza griega que data de hace más de 2,100 años

Related Posts
Total
1
Share