Premio Pritzker 2021, a pareja francesa por redimir edificios antes que demolerlos

Los ganadores del “Nobel de Arquitectura” recibirán 100 mil dólares y una medalla de bronce
Premio Pritzker
Crédito: Philippe Ruault

Con su doctrina arquitectónica de “nunca demoler lo que puede ser redimido”, la pareja francesa Anne Lacaton (Saint-Pardoux, 65 años) y Jean-Phillippe Vassal (Casablanca, 67 años) se coronaron como los ganadores del Premio Pritzker 2021.

En tres décadas de trayectoria, Lacaton y Vassal han completado más de 30 proyectos en Europa y África Occidental, que incluyen viviendas sociales y privadas, instituciones culturales y académicas, espacios públicos y desarrollos urbanos.

Premio Pritzker
Crédito: Philippe Ruault

También te puede interesar: Un recorrido a través de la arquitectura de Carme Pinós

Las obras de los ganadores Premio Pritzker o “Nobel de Arquitectura” como también se le conoce, que consiste en 100 mil dólares y una medalla de bronce, parten del compromiso de nunca demoler lo que puede ser redimido y, en cambio, reinventar y mejorar las estructuras existentes haciéndolas al mismo tiempo sostenibles y agradables sus ocupantes.

“La transformación es la oportunidad de hacer más y mejor con lo que ya existe. El derribo es una decisión de facilidad y de corto plazo. Es un desperdicio de muchas cosas: un desperdicio de energía, un desperdicio de material y un desperdicio de historia. Además, tiene un impacto social muy negativo. Para nosotros, es un acto de violencia”, aseguró Lacaton.

Premio Pritzker
Crédito: Philippe Ruault

La génesis de su doctrina arquitectónica de “nunca demoler” comenzó cuando tras sus estudios en la École Nationale Supérieure d’Architecture et de Paysage de Bordeaux, Vassal se trasladó a Níger para practicar planificacion urbana, hasta donde lo visitaba Lacaton, quien continúo sus estudios de maestría en la Universidad Bordeaux Montaigne.

“Níger es uno de los países más pobres del mundo, y la gente es tan increíble, tan generosa, haciendo casi todo sin nada, encontrando recursos todo el tiempo, pero con optimismo, lleno de poesía e inventiva. Realmente fue una segunda escuela de arquitectura”, recordó Vassal.

Premio Pritzker
Crédito: Philippe Ruault

La idea de que la arquitectura también debe proporcionar bienestar físico y emocional quedó plasmada en la aplicación de tecnologías de invernadero en Latapie House, en Floirac, Francia (1993), donde crearon microclimas ajustables y deseables.

Premio Pritzker
Crédito: Philippe Ruault

Otro proyecto paradigmático por lo que son reconocidos con el Premio Pritzker es mantener el diálogo constante con el medio ambiente es Cap Ferret House (Francia 1998), un complejo de 14 casas en la bahía de Arcachon construido por encima de la vegetación, en lugar de talar los 46 árboles.

Premio Pritzker
Crédito: Philippe Ruault

Y es que para Lacaton “lo preexistente tiene valor si se toma el tiempo y el esfuerzo para analizarlo con atención. Es cuestión de observación, de acercarse a un lugar con ojos frescos, atención y precisión… para comprender los valores y las carencias, y ver cómo podemos cambiar la situación manteniendo todos los valores de lo que ya está”.

Premio Pritzker
Crédito: Philippe Ruault

Su hábil selección de materiales modestos ha permitido a estos arquitectos construir espacios habitables más grandes de manera asequible, como lo demuestra la construcción de 14 residencias para un desarrollo de vivienda social (2005) y 59 unidades dentro de edificios de apartamentos de baja altura en Neppert Gardens (2015).

Premio Pritzker
Crédito: Philippe Ruault

A lo largo de sus carreras, esta dupla se ha mantenido contra los planes de la ciudad que piden la demolición de viviendas sociales, centrándose en diseñar desde adentro hacia afuera para priorizar el bienestar de los habitantes de un edificio y sus deseos de espacios más grandes.

“Nunca vemos lo existente como un problema. Miramos con ojos positivos porque hay una oportunidad de hacer más con lo que ya tenemos. Fuimos a lugares donde se habrían demolido edificios y conocimos gente, familias que estaban apegadas a su vivienda, aunque la situación no fuera la mejor. La mayoría de las veces se oponían a la demolición porque deseaban quedarse en su vecindario. Es una cuestión de bondad”, sostienen tras enterarse del Premio Pritzker.


El trabajo de Lacaton y Vassal antes del Premio Pritzker, ambos profesores en diferentes universidades, ha sido galardonada con el Premio Schelling, en 2009; la Medalla Tessenow, en 2016; y el Mies van der Rohe, en 2019, entre otros.

Total
1
Shares
Previous Article
San Diego, Gabriel Rico

San Diego estrena Instituto de Arte Contemporáneo

Next Article
wendy's, Rockotitlán

Rock, La Rockola y Rockotitlán*

Related Posts
Total
1
Share