Crean cápsulas del tiempo para afrontar la pandemia

Desde que inició la crisis por el coronavirus en el mundo, el número de contenedores realizados igualó al de 350 años juntos
Actualmente existen cápsulas del tiempo digitales.
Actualmente existen cápsulas del tiempo digitales.

El número de cápsulas del tiempo creadas desde que comenzó la pandemia del covid-19 es igual al de 350 años anteriores juntos, pues algunas personas y familias las hacen como un gesto catártico ante la vida o la muerte de algún ser querido, indicó Adrienne Waterman, presidenta de la Sociedad Internacional de Cápsulas del Tiempo (ITCS por sus siglas en inglés).

Las cápsulas del tiempo son contenedores en los que la gente reúne objetos que representan a la sociedad actual, con el fin de que se conserven seguros ante el paso del tiempo en espacios que van desde piedras angulares de edificios hasta satélites o aulas subterráneas.

Durante siglos, las personas han enterrado objetos físicos en espacios públicos o terrenos de propiedades privadas; en Estados Unidos, la Sociedad Internacional de Cápsulas del Tiempo registra dónde se encuentran éstas para mejorar las posibilidades de que en el futuro puedan ser desenterradas.

No obstante, el avance de la tecnología ha ayudado a la gente a crear colecciones digitales que incluyen fotos, datos y otros registros de su vida cotidiana.

“La gente se preocupa por sus recuerdos. En el pasado, la única forma que tenían era transmitirlos a su familia”, asegura Waterman, cuya empresa, Not Forgotten, archiva digitalmente los recuerdos de la gente.

De acuerdo con la presidenta de la ITCD, “las tecnologías están evolucionando rápidamente, haciendo que archivar sea accesible para el ciudadano promedio”.

La tecnología Blockchain, una forma de distribuir ampliamente los datos, puede repartir las cápsulas del tiempo en muchos lugares, de modo que un desastre natural en un lugar no borre los registros, algo que puede suceder con los contenedores convencionales

En muchos lugares del mundo este es un método recurrente para preservar los recuerdos de una época, de una persona o incluso descubrimientos. Un ejemplo de ello es una cápsula del tiempo realizada en 2017 en la estación polar polaca en una isla del Ártico.

La cápsula contiene artículos representativos de biología, geología y tecnología para que, en caso de que muchas poblaciones se extinguieran, exista un registro del estado actual del conocimiento.

En 1992, el canal de televisión Nickelodeon animó a los niños a votar sobre qué poner en una bola naranja gigante que se abrirá en el año 2042; los niños, quienes actualmente son adultos, la convirtieron en la cápsula más popular del sitio de la sociedad, asegura Waterman.

El contenedor, que aparece en búsquedas 50 veces más que cualquier otro, incluye parte del Muro de Berlín, un monopatín, música de Michael Jackson, chicles y una cinta VHS de la película Back to the Future.

Asimismo, en la década de 1970, 2 mil 800 cápsulas flotantes fueron lanzadas al océano para medir las mareas durante la Expo 1975 celebrada en Okinawa. El tema de la exposición fue “The Sea We Would Like to See” (El mar que nos gustaría ver), y éstas contenían el mensaje de un niño japonés.

Por su parte, la Cripta de la Civilización, de la Universidad de Oglethorpe, en Atlanta, es posiblemente la mayor cápsula del tiempo del mundo, pues mide 6 por 3 metros, de acuerdo con Eli Arnold, bibliotecario de la escuela.

Un majestuoso edificio sobre la “cripta” alberga clases de sociología y música. Abajo hay una puerta blindada de acero y una cámara, cuya apertura está prevista para el año 8113.

La cámara contiene un lote de objetos entre los que se encuentran papel aluminio, un encendedor, una rueda y una radio.

Recientes acontecimientos dramáticos, como las protestas por la justicia racial tras el asesinato por un policía de George Floyd en 2020 y la actual pandemia, han renovado el interés de los estadunidenses por conmemorar acontecimientos actuales en cápsulas del tiempo.

Sin embargo, no todas las cápsulas de tiempo llegan a sus destinatarios, pues muchas veces su contenido se pudre.

Las primeras cápsulas se guardaban a menudo en contenedores de madera que no protegían los objetos de los elementos, mientras que las colecciones digitales más recientes se enfrentan al reto de la tecnología que se encuentra en constante cambio.

También te puede interesar:
NASA lanza el telescopio espacial más grande jamás construido
Total
8
Shares
Previous Article
Estatua de la libertad

EU y Francia refuerzan amistad con minirréplica de la Estatua de la Libertad

Next Article
Carlos Cuarón

"Los políticos están hechos para causar dolor al ser humano, no para aliviarlo"

Related Posts
Total
8
Share