Serie Serafo Emiliano Pérez Cruz

De ahí viene la cecina

El aroma de la carne asada se esparce y atrae a los perros de la casa; los tres (Dandy, Sultán y Golondrino) se sientan a prudente distancia, a la espera que les arrojen un hueso

A Serafo la cecina le fascina. Cuando la mamá compra bisteces (ay, eso es cosa rara), le roba un par, aplica abundante sal y limón y lo cuelga de un lazo del tendedero para que se oreen. Ya tiesos, resecos y cenizos, los pone sobre la parrilla que la madre ha sacado al patio y alimentado con carbón vegetal, para la bistecisa dominicanal a la que ocasionalmente convoca, complementada con frijoles negros refritos en manteca de cerdo, cebollines y nopales asados, más la salsa verde molcajeteada y coronada con cebolla y cilantro picados finamente.

—En el rancho cuál refrigerador iba uno a tener; cuando había matanza ya se había corrido la voz, para que los vecinos vinieron a comprar, y la carne de res sobrante se salaba para que no se echara a perder; de ahí viene la cecina, m’hijo, apréndase eso.

—Pero pa’ mí que se le pasó la mano, apá, porque está carne hasta escalda la luenga…

—Len-gua, no “luenga”, m’hijo. Aprenda hablar bien pa’ que no me lo cretiquen, ¿o si no pa’ qué lo mando a la escuela?

—Pos p’aprender, apá…

—Pos préndale, pero al carbón, pa’ pronto echar taco –embroma el padre y con el sombrero atiza al anafre, reaviva el fuego—, ya las tripas gruñen de hambre, hombre… Sóplele pues. Y dele otra pasadita a la salsa con el tejolote, hasta que bien martajadita quede, que así es como nos gusta…

—Como usted diga, apá, orita la remuelo y remuelo hasta que uno se la quiera beber, bien caldudita, cómo de que no —arremedaba el hijo y se ganaba miradas de “síguele y ora verás cómo te irá: si no hablo como los osos montañeses de la tele”.tacos

El chamaco aludido agacha la cabeza y refunfuña:

—Pos si no lo arremedo, es que uste no se da cuenta que así habla y a mí me gusta hablar como uste, no creo que con eso le falte el respeto, apá.

—Más le vale no estar de rezongón o se gana unos moquetes. Mejor sóplele a la lumbre para que prenda parejo. Y saque las tortillas del comal, prepárese un taco y éntrele pa que no se le haga agua la boca, qué caray, si para eso es la comida…

El aroma de la carne asada se esparce y atrae a los perros de casa; respetuosos, los tres (Dandy, Sultán y Golondrino) se sientan a prudente distancia, a la espera que les arrojen un hueso, un bocado, que cogerán al vuelo y sin disputas.

—Ya váyanse arrimando, acerquen la cazuela del arroz, los frijoles y sírvanse sin arrebatar, que para todos alcanza. Acerquen la banca y las sillas o siéntense en el suelo, donde estén más mejor acomodados… Falta la jarra del agua de limón, para pasar bocado: póngale hielitos, pero no se tarden porque todo se enfría…

—A comer y a la cama sólo una vez se llama –completa la mamá, que sale de la cocina con platos y cucharas de peltre—. ¿Los escuincles ya se lavaron las manotas? Si no, no hay taco, ¿entendieron?

Los aludidos se miran las manos.

—Lárguense al lavadero y se tallan con zacate y jabón o no almuerzan, ¿Oyeron o los llevo de las orejotas? Y se apuran o carnitas no alcanzan.

Bajo la sombra del pirul la familia mueve el bigote.carnicería

También te puede interesar:
Jeannette L. Clariond se incorpora a la Academia Norteamericana de la Lengua Española

carnicería

Total
4
Shares
Previous Article
Jeannette L.Clariond

Jeannette L. Clariond se incorpora a la Academia Norteamericana de la Lengua Española

Next Article
juan mayorga

“Premio no es por lo que he hecho, sino por lo que esperan que haga”: Mayorga

Related Posts
Total
4
Share