abeja

Una esmeralda con esencia

Las Abejas de las Orquídeas no tienen reina ni producen miel, pasan su vida viajando y visitando flores para alimentar a sus larvas, sin compañía de un macho

Como habitantes de las grandes urbes y familiarizados con muchas fuentes de información creemos que todo lo hemos visto, que todo sabemos de nuestro mundo, al menos era mi caso. Pero cuando nos aventuramos al campo, a los pueblos o comunidades rurales nos llevamos cada sorpresa cuando los lugareños nos relatan sucesos, cuentos o historias, dudamos y pensamos que solo son leyendas. Me ha pasado de manera frecuente.

Si alguien me hubiera dicho que existen abejas verdes metálicas, no le hubiera creído. Y no por creerme un sabio a mi medio siglo, sino porque siempre he estado familiarizado con las abejas que he visto revoloteando y recolectando néctar en las flores. En la misma ciudad aún las abejas buscan sobrevivir, aunque sea molestando al vendedor de jugos que tiene a la mano la miel. Pobres, ahí terminan muchas muertas.

abeja
Foto: Jesús Peña

Cierta noche, en mi lugar preferido y que me ha regalado fotografiar insectos jamás vistos, encontré el cuerpo de un insecto en una telaraña. Totalmente seco, con unos colores brillantes entre verde y azul.

Días después, intrigado, pregunté en un grupo de entomología de qué tipo se trataba, ya que no podía definir si era mosca o abeja. Y vaya sorpresa, leyendo la respuesta de que se trataba nada menos que de la Abeja de las Orquídeas (Euglossini).

abeja
Foto: Jesús Peña

Meses después, y en otra macro aventura fotográfica (mismas que pueden durar hasta la 1 o 2 de la mañana) noté que algo había detrás de una pequeña hoja. Conté una, conté dos y después conté tres abejas, mismas que intrigado soplé para saber si estaban muertas, ya que he tenido oportunidad de encontrar abejas, abejorros y moscas de esta manera en hojas. Una misteriosa forma de morir y que estoy investigando aún.

Las tres estaban vivas y al sentir mi aliento afrodisíaco levantaron sus patas traseras, extendieron sus alas y volaron con su característico zumbido, tan sonoro que las escuchaba cerca y no sabía si me estaban a punto de atacar. No fui agredido, como me contaron que alguna vez una abeja lo hizo a una persona.

abeja
Foto: Jesús Peña

Se conocen 200 especies de Abejas de las Orquídeas, viven en zonas tropicales y su estilo de vida es solitario. No tienen reina ni producen miel, las hembras construyen sus nidos con resina, heces de animales, barro, pedazos de corteza, raicillas de plantas, tallos u hojas. Visitan las flores para recolectar alimento para sus larvas y pasan su vida viajando desde y hacia los nidos, sin compañía de un macho.

Los machos en cambio, después de emerger del capullo, dejan el nido y se refugian en la parte inferior de una hoja. Dedican gran parte de su vida a recolectar sustancias químicas y fragantes, como para demostrar que son capaces de volar muy lejos y tener éxito en la búsqueda de alimentos y porque tienen buenos genes que transmitir a su descendencia.

abeja
Foto: Jesús Peña

Reportan que las hembras y machos de la Euglossa a veces se unen en una nube difusa de docenas de abejas revoloteando cerca de la vegetación, posiblemente con el propósito de reproducción, pero la información al respecto es incompleta.

Mucho de lo anterior lo he podido corroborar fotográficamente e inclusive en esta colaboración verán un apilado de fotos al rostro de una abeja, que presumo es macho y que es primicia para Fusilerías. La encontré sin vida y debajo de una hoja. Pero la sorpresa la tuve más tarde, donde no solo encontré una, dos o tres, sino como ocho abejas vivas que compartían la misma planta.

abeja
Foto: Jesús Peña

¡Bingo! y gracias a ello pude captar a cuatro en una sola imagen, misma que en esta semana envié a un concurso de polinizadores y tuve mucho éxito.

No gané el concurso, pero sí logré que muchos pares de ojos, (al igual que un servidor hace poco tiempo) se deleitaran con los colores fascinantes de tan hermoso ser y no solo eso, conseguí que expresarán su asombro y eso amigos es mi gran premio.

abeja
Foto: Jesús Peña

Hasta la próxima semana, estimados lectores.

abeja
Foto: Jesús Peña
También te puede interesar:
¿Quién se come a los héroes?

Total
12
Shares
Previous Article
America Latina

América Latina, sin talento digital suficiente para cubrir vacantes

Next Article
Talentos digitales

Se requieren 2.5 millones de talentos digitales para cubrir demanda

Related Posts
Total
12
Share