Por qué se debe hablar de “las madres de la ciencia”

Las mujeres hemos sido eliminadas de la historia, de esa historia que se cuenta con un sesgo en el que sólo se aceptan paternidades
Femme Sapiens, Womanology, Gabo, Yayoi Kusama, Cindy Sherman, Simone de Beauvoir

¿Pueden las mujeres ser invisibles? Sí. Incluso aquellas que alcanzan logros nunca antes conseguidos o aquellas que rompen marcas. Y si bien más de una persona estará arqueando la ceja al leer esto, pensando que se trata de una frase panfletaria, por desgracia es real.

Es el caso de Eunice Foote, quien fuese firme defensora de los derechos de las mujeres y científica aficionada. Fue la primera persona en teorizar sobre la correlación existente entre el aumento del CO2 en la atmósfera y el calentamiento global. Sin embargo, su contribución ha pasado desapercibida hasta hace 10 años. El pasado 30 de septiembre se cumplieron 133 años de su muerte.

Se le considera la primera persona en identificar los gases responsables del efecto invernadero, como el vapor de agua, el metano y el dióxido de carbono, a pesar de que John Tyndall presentó estos hallazgos en 1859. Casos como el de Eunice no son aislados. Está el de Tatiana Afanasyeva, matemática y física ruso-neerlandesa que realizó contribuciones al campo de la mecánica y la termodinámica estadísticas. Ella fue quien hizo las aportaciones, pero el crédito se lo llevó Paul Ehrenfest, su marido.

Tenemos también a Frieda Robscheit-Robbins, patóloga que colaboró con su colega George Hoyt Whipple en la investigación sobre el uso de tejido hepático en el tratamiento de la anemia perniciosa, publicando conjuntamente más de 20 artículos sobre el tema.

Para los anales de la ciencia, Whipple recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1934 (junto a los médicos George Richards Minot y William Parry Murphy) y Frieda no fue reconocida, aunque Whipple la citó en su discurso de aceptación y compartió con ella el dinero del premio.

Las mujeres, aunque siempre hemos estado aquí, hemos sido eliminadas de la historia. De esa historia que se cuenta con un sesgo en el que sólo se aceptan paternidades: padres de la historia, de la ciencia, de la filosofía…

Para la investigadora Elida Aponte, esto forma parte del metarrelato de la historia, en el que un acontecimiento pudiera no ser considerado de importancia por parte de los historiadores y las historiadoras y, en consecuencia, no aparece registrado, analizado e interpretado, o si aparece lo es de forma estereotipada, de soslayo o marginalmente en la literatura histórica. Es así como la vida de los sectores excluidos del poder y de lo público no es historiada. Estos son invisibilizados por la historiografía oficial, que es la que se sigue, en general, reconstruyendo y enseñando en casi todos los niveles educativos. Esto se aplica para todas las asignaturas al parecer.

Pero no faltará quien se engañe diciendo de un recorrido por la historia de la ciencia: “es que exageran”.Mujeres

También te puede interesar:
Oswaldo Hernández gana Premio José Emilio Pacheco 2021

Total
7
Shares
Previous Article
nobel de química

Benjamin List y David MacMillan obtienen el Nobel de Química 2021

Next Article
Nobel de literatura

Nobel de Literatura: el rumano Cărtărescu lidera las apuestas

Related Posts
Total
7
Share