Revertir el esquema opresor será lento, pero hay esperanza: Inger Díaz

La periodista mexicana, ganadora del Premio Rey de España por el podcast “Calladitas nunca más”, dice que el feminismo es incómodo, pero hay que hablar del tema
Inger diaz barriga

Inger Díaz, periodista mexicana galardonada con el Premio Rey de España en la categoría Cultural y de Desarrollo Social por el podcast “Calladitas nunca más”, considera que recibir ese reconocimiento es una prueba de lo legítima que es la rabia de miles de mujeres ante la violencia de género en México y de la esperanza de que puede existir una sociedad en la que ya no “te chingas por ser mujer”.

“Tengo mucha esperanza, creo que va a ser muy lento y difícil, porque el mundo entero lleva funcionando bajo un esquema opresor para las mujeres desde hace siglos, revertir eso es muy complicado, pero por eso es importante ir a la raíz”, asegura en entrevista con Fusilerías.

Su podcast “Calladitas nunca más” es un proyecto que nació a partir del movimiento #MeTooMx en 2019, en el cual miles de mujeres en el país denunciaron a través del hashtag situaciones en las cuales fueron víctimas de violencia de género poniendo, por medio de tuits, un nombre y un rostro a sus agresores.

Inger, quien en ese entonces ya no vivía en México, asegura haber estado al pendiente del movimiento y de las denuncias, las cuales, narra, la perturbaron a ella y a sus conocidas, pues “es dolor, autoconfrontación”. Añade: “Te preguntas por tus propias historias, te cuestionas por qué no las has contado o por qué no te parecieron importantes en ese momento. Algunas veces conoces a las mujeres que están denunciando, y otras, conoces a los hombres que están nombrando como sus agresores. Es esa sensación de ‘¡pero si se ve un tipazo!’, ‘pero si conmigo ha sido siempre superamable’.”

A esa movilización en redes sociales le antecedieron movimientos “más discretos para quien no quería ver”, como cuando mujeres compartieron sus experiencias como víctimas de violencia a través del hashtag #MiPrimerAcoso, el cual inició en México pero también llegó a otros países de Latinoamérica, como Colombia, Venezuela o Argentina; sin embargo, el punto de quiebre, recuerda, se dio el 16 de agosto de 2019, cuando se llevó a cabo una marcha en Ciudad de México para exigir justicia por la violación perpetrada por policías a una joven.

La marcha provocó un sinfín de opiniones y sentimientos encontrados en quienes la siguieron de manera presencial o a través de redes sociales y otros medios de comunicación; no obstante, asegura Inger, tras ver a las mujeres que asistieron a realizar pintas a monumentos y prender fuego a una estación de policía, la sociedad comenzó a juzgar la manera en que éstas se manifestaron.

“Te das cuenta de que no nos están oyendo, nadie nos está haciendo caso. La sociedad descalifica”.

Esa reacción la impulsó para llevar a cabo el proyecto, que realizó de la mano con Univision y para el cual se dedicó a buscar voces que tuvieran diferentes perspectivas, pero en las que reconoció siempre una reflexión de lo evidente que es la violencia hacia las mujeres y lo presente que se encuentra en todos los ámbitos de sus vidas. De ahí, dice, la importancia de hablar sobre feminismo.

Para ella se trata de una forma más de encauzar el enojo, de transformar el coraje y participar activamente para retratar y combatir ese mal, sin importar la manera en que se haga: “si quieres salir y marchar, marchas, si quieres romper, rompes, y si no quieres romper, proteges a las que lo hacen”.

El feminismo es un tema incómodo, sentencia Díaz, pero es necesario hablar de él, integrarlo a la conversación a partir de diferentes ángulos, incluirlo no sólo a través de los medios de comunicación tradicionales sino, como hizo ella, echando mano de las nuevas plataformas para llegar a más gente.

“De haber querido salir a flote se convierte de nuevo en un tema incómodo y ya no se puede hablar de eso en una mesa familiar, porque los hombres se sienten agraviados, se victimizan diciendo que ya todo es violencia de género, las mujeres tratan de explicarse, pero otra vez se vuelven a callar todo”.

La periodista, que acepta no haber estado relacionada con el feminismo antes de realizar “Calladitas nunca más” y a quien le cuesta definirse como feminista, asegura apenas estar poniendo “el pie en ese cajón”; no obstante, llama a no subestimar el poder de las mujeres de transmitir su conocimiento de boca en boca, pues “mucho es lo que nos compartimos entre nosotras (…) es una cosa muy de hermanas, de estar entre amigas concientizándonos. Está pasando y es más fuerte de lo que pensamos”.

Concluye con que hay que usar la rabia para construir y califica de “sorprendente” la manera en que miles de mujeres de distintos ámbitos trabajan por un futuro distinto, desde aquellas que hablan y explican que no se les puede tener eternamente limpiando y sacrificando su desarrollo personal para que los hombres estén tranquilos y cómodos, hasta las que exigen justicia ante casos de feminicidio, o aquellas que apoyan a quienes han sido víctimas de violencia.

Eso es solo una muestra de lo que están haciendo muchas, aquellas que se han tomado la libertad de su género como un compromiso de vida y que han decidido cambiarla en función de algo que las ha afectado desde siempre. Inger diaz barriga

También te puede interesar:
El relato de la aventura humana, mi pasión: Maalouf

Inger diaz barriga
La periodista Inger Díaz Barriga
Total
1
Shares
Previous Article
megalodon

Entregan 211 dientes de megalodón, tiburón gigante extinto hace 5 millones de años

Next Article
Tiburón martillo

Vértebras de tiburón martillo revelan su ruta migratoria: UNAM

Related Posts
Total
1
Share